Dentro de los útiles para pernoctar que llevamos en nuestro equipaje tenemos tres fundamentales: las tiendas de campaña, las esterillas y los sacos de dormir. En esta ocasión vamos a hablar sobre los últimos, cuya importancia aumenta a medida que disminuyen las temperaturas. Para tener un buen día de pedaleo hay que haber pasado una buena noche, y para esto es fundamental elegir un saco que se ajuste a nuestras circunstancias.

Saco de dormir
Saco de dormir
Materiales

Los sacos de dormir están rellenos de fibra sintética o de plumón, materiales que contienen pequeñas burbujas de aire que almacenan el calor que desprende nuestro cuerpo, lo que nos mantiene calientes. De la calidad y de la cantidad de estos materiales depende cuanto nos abrigará el saco.

 

Fibra sintética

Los sacos de fibra son sacos que abrigan menos y ocupan más, aunque son algo más económicos, por lo que son sacos más indicados si vamos a viajar por climas más cálidos. También conservan sus propiedades aunque se mojen, a diferencia de los sacos de plumas.

Ventajas:

  • Más barato
  • Continúa calentando aunque se moje

Inconvenientes:

  • Pesa más
  • Ocupa más
  • Calienta menos

Pluma

Los sacos de pluma están más indicados para climas más fríos, al calentar mejor que los de fibra, sin embargo, son más caros y precisan de mayores cuidados.

Ventajas:

  • Más compresible
  • Mejor relación calidez/peso

Inconvenientes:

  • Más caro
  • Si se moja aumenta de peso y pierde calidez
Características de los sacos de pluma
Saco de dormir comprimido
Saco de dormir comprimido

Los sacos de pluma presentan una medida que indica la calidad de la pluma denominado CUIN (cubic inches o pulgadas cúbicas) y que indica la capacidad de hinchado del plumón (Fill Power). Debemos elegir un saco con un mínimo de 600 CUINs. Además aparece otra medida que también hace referencia a la calidad y que viene representada por dos números que nos indican el porcentaje de plumón/pluma que lleva el saco. Mientras más plumón mejor, por lo que debemos elegir un saco con un mínimo de 80% de plumón, es decir, 80/20.

Temperaturas de uso

Otro aspecto que nos interesa conocer de los sacos de dormir (a lo mejor el de mayor importancia) son las temperaturas a las que mejor cumplen su función. Para expresar este aspecto existe la norma europea EN 13537, que deben cumplir todos los sacos que se venden en la unión europea. Se expresa a través de tres temperaturas: temperatura confort, temperatura límite de confort y la temperatura extrema, en ocasiones viene una cuarta temperatura que es la máxima:

  • Temperatura máxima: es la temperatura a la que vamos a pasar tanto calor que nos va a resultar incómodo.
  • Temperatura confort: a esta temperatura una mujer estándar tumbada en una postura relajada dentro del saco dormirá sin pasar frío ni calor.
  • Temperatura límite de confort: temperatura a la que un hombre estándar en posición fetal duerme adecuadamente.
  • Temperatura extrema: es aquella a la que una mujer estándar puede permanecer durante seis horas sin entrar en hipotermia.
Saco de dormir - Rango de temperaturas
Saco de dormir – Rango de temperaturas según la norma EN13537

Lo habitual es dormir con camiseta térmica y malla térmica, y, en caso de necesidad, se puede aumentar el rango de confort durmiendo con un plumífero. En caso de calor se puede dormir con el saco abierto, lo que lo hace más polivalente.

Cuando elegimos el saco debemos considerar el límite de confort como la temperatura mínima a la que llegaremos.

Hay que tener en cuenta que estas temperaturas sirven de referencia, pero existen otras muchas variables que influyen sobre la sensación de frío. Las mujeres, normalmente, son más frioleras (aproximadamente 5ºC), también influye la edad, la grasa corporal, el estado físico y la experiencia, la alimentación y la hidratación, o simplemente el día que uno ha pasado para que varíe la temperatura a la que estamos más a gusto. Que el saco sea de nuestra talla también influye sobre su buen funcionamiento. Y por último también hay que tener en cuenta que lo fabricantes son bastante optimistas con estas temperaturas.

Otra característica que tienen algunos sacos de dormir es la posibilidad de unirlos entre sí. Por ello, en algunos modelos indican si la cremallera está a izquierda o derecha.

Sacos de dormir - Leyenda de características
Sacos de dormir – Leyenda de características
Peso: 1.100 g
Temperaturas:
· Comfort: -2ºC
· Límite: -9ºC
· Extrema: -24ºC
Tamaño extendido, comprimido y máximo del usuario
Calidad de la pluma 90/10 y 700 cuin
Cremallera izquierda

 

Conservación del saco de dormir

Por último, un factor a tener en cuenta y que influye sobre el estado de conservación del saco es la forma de guardarlo. Cuando lo metemos en el saco de compresión para salir en ruta debemos hacerlo de manera aleatoria, empezando por la parte de los pies, ya que si lo plegamos y enrollamos ocupa más, el material se comprime siempre de la misma manera, lo que puede provocar que las celdas de aire se pierdan y disminuya su capacidad de absorber calor, o que el tejido se desgaste y acabe rompiendo por los pliegues. Cuando lo guardemos en casa conviene que este lo menos comprimido posible, extendido en un armario o en una malla de guardado, para permitir que el material se expanda al máximo y las celdas de aire se mantengan en un estado óptimo.

Conviene lavar el saco de dormir lo menos posible, y más los de plumas, ya que son delicados y pueden perder sus características con facilidad. Antes de lavarlo es importante informarse de cómo hacerlo de manera adecuada.

Por lo tanto, para elegir nuestro saco de dormir debemos conocer la temperatura a la que dormiremos en nuestro viaje. Para temperaturas moderadas podemos elegir un saco de fibra sintética, pero para temperaturas frías aconsejamos un saco de dormir de pluma, ya que ocupan menos y abrigan más. A partir de aquí es cuestión de lo que nos queramos gastar. Eso sí, ten en cuenta que el día que te espera depende de la noche que hayas pasado…

Nosotros tenemos dos sacos de dormir:

  • Joluvi Ultralight Hollow: sintético, 825 g, Tª confort: 8ºC / Tª extrema: 4ºC
  • Altus Lite 1000 S: sintético, 1.180 g, Tª confort: 11ºC / Tª límite: 7ºC / Tª extrema: -7ºC

y ahora queremos adquirir uno de invierno. Ya os contaremos nuestra elección…

2 comments on “Sacos de dormir

  1. Hola, únicamente añadir que los sacos de pluma ya no se restringen solo a invierno; dada su ligereza y buen aislamiento, últimamente están fabricándose modelos para primavera-verano-otoño que gracias a la ligereza/ capacidad aislante de la pluma, no igualada por ningún otro material da cifras de 500 a 700 gramos en sacos con temperaturas (reales) de límite confort alrededor de los 5 grados. También reseñar que en las prendas de pluma incide otra variable que es el tipo de construcción. Al ser el plumón un relleno móvil, hay varias formas de construcción del saco que garantizan más o menos el buen reparto del material aislante sin la existencia de puntos fríos por donde se podría perder el calor acumulado. Mientras que la mayoría de las chaquetas básicas de plumas que tenemos tienen una construcción de costuras frías (se cosen ambas telas formando cámaras) en los sacos debemos buscar la construcción con tabiques o incluso doble (alta montaña) para evitar que las costuras se conviertan en puntos fríos. Luego cada fabricante tiene su sistema: tabiques trapezoidales, oblicuos, elåsticos, longitudinales, transversales… Hay decenas de configuraciones diferentes para garantizar que el relleno se queda en las zonas donde nos interesa.

    1. Muchas gracias por tu aportación. La verdad es que el tema de la separación por tabiques es algo en lo que no nos habíamos fijado, pero que parece de gran importancia, y más en sacos de invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *