En el mercado se pueden encontrar numerosos tipos de remolque para transportar carga, desde menos de cien euros hasta remolques por encima de los 600 euros. Los remolques nos permiten transportar más equipaje, incluso combinarlos con otros métodos de transporte de equipaje como alforjas o bikepacking. Sin embargo, hay que tener en cuenta que mientras más espacio tengamos, más probabilidades habrá de transportar más peso (para bien y para mal). También habrá que llevar más recambios ya que es otro elemento que puede sufrir averías. A cambio se le quita peso a la bicicleta lo que hace que esta sufra algo menos.

El llevar ruedas extra aumenta además la resistencia a la rodadura, suelen ser más pesados que las alforjas y el peso del remolque empuja la bici en las bajadas, lo que debe ser tenido en cuenta a la hora de frenar.

Los podemos clasificar según los siguientes criterios:

Número de ruedas

Una rueda

Son remolques algo menos estables, sobre todo a velocidades bajas. Al ser más estrechos evitan tener que prestar tanta atención al pasar por lugares de ancho reducido, ya que ocupan más o menos lo mismo que la propia bicicleta. Hay dos tipos fundamentales, los que son un carro, tipo Bob, y los que son una rueda con portabultos, tipo Extrawheel. Los primeros cargan más peso sobre la rueda trasera de la bicicleta, mientras que los segundos cargan sobre la propia rueda añadida. En ambos casos existen los que se enganchan a la tija del sillín y los que se sujetan al eje de la rueda trasera.

Remolques de carga
Remolques de carga – de una rueda, tipo Extrawheel y tipo Bob

Dos ruedas

Hay que tener mayor precaución al superar el remolque habitualmente el ancho de la bicicleta. Existen remolques de este tipo que se enganchan al eje y otros a la tija del sillín. El peso de la carga se apoya principalmente sobre el propio remolque, cargando menos peso sobre la bicicleta. Estos remolques son poco adecuados para caminos accidentados, ya que vuelcan con cierta facilidad con terrenos irregulares.

Remolques de carga
Remolques de carga – remolque de dos ruedas
Tipo de enganche

Enganche a la tija del sillín 

Se sujetan a través de una bola que se sujeta a la tija del sillín, lo que obliga a mantener una cierta altura del sillín. Al llevar la barra sobre la rueda trasera nos impide que se pueda colocar equipaje sobre el portabultos. Sin embargo, tienen mejor maniobrabilidad en los giros, menos balanceos a alta velocidad y la bicicleta sufre menos.

Remolques de carga
Remolques de carga – enganche a la tija del sillín

Enganche al eje

Puede ser unilateral o bilateral, se sustituye el pasador de la rueda trasera de la bicicleta por el propio para enganchar el remolque o añadiendo el acople. El enganche es más robusto, sin embargo, la maniobrabilidad en los giros está más limitada y sufren más balanceos a altas velocidades. Hay que prestar especial atención al tamaño del pasador, ya que varían según tengamos frenos de disco o no.

Remolques de carga
Remolques de carga – enganche al eje unilateral
Remolques de carga
Remolques de carga – enganche al eje bilateral
Contenedor

Alforjas

Los remolques tipo Extrawheel tienen una rueda y un portabultos que permiten anclar unas alforjas normales como si fuera la rueda trasera de nuestra bici.

Remolques de carga
Remolques de carga – remolque con alforjas

Bolsa

Los remolques de una rueda suelen llevar una bolsa tipo deporte que se adapta al hueco disponible en el propio remolque y, en los de mayor calidad, tienen la bolsa impermeable.

Remolques de carga
Remolques de carga – remolque con bolsa impermeable

Caja

Algunos remolques de dos ruedas tienen una caja rígida para transportar la carga.

Remolques de carga
Remolques de carga – remolque con caja rígida

Habrá que tener en cuenta para qué queremos usar el remolque y el tipo de terreno que vamos a transitar para elegir el nuestro.

Nosotros hemos tenido un remolque de una rueda, tipo Bob, el Qeridoo QX, y, aunque se nota en los detalles que es un remolque barato (cuesta menos de 100 €) estábamos en general contentos. El mayor «pero» era el desequilibrio que producía a bajas velocidades. También hemos usado uno de caja con dos ruedas y sujeto a la tija, que ha dado resultados algo peores al volcar en caminos irregulares.

Hasta aquí nuestra experiencia con los remolques de carga. Y vosotros ¿conocéis otros tipos características en este tipo de remolques?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *